Padre de Katrina Proestakis recibe premio

El joven velerista nacional (18) terminó en el 4° lugar su primera regata internacional como adulto en Argentina, y ahora va por un nuevo desafío: el Sudamericano de Laser, que se disputará en Rapel.

¿Con qué sensaciones quedaste luego del 4° lugar en la Regata Semana de Mar del Plata?

La primera sensación que tengo es de felicidad. Era el primer campeonato del año, estábamos un poco fríos, hace dos meses que no competíamos, y rendimos de muy buena manera, muy productiva. Y siendo nuestro primer campeonato adulto, quedar cuarto con todos esos grandes, que están a fondo, haciendo el circuito mundial, me deja muy contento y muy motivado para nuestro próximo desafío, que es el Sudamericano de Laser que tenemos en Rapel.

Cuéntanos un poco sobre tu próximo desafío, el Sudamericano que hay en Rapel este fin de semana.

El campeonato consta de 4 días de regata, del 17 al 20 de enero, es el Campeonato Sudamericano de Laser Standard, la categoría a la que me pasé y a la que me voy a dedicar, la categoría olímpica. Es súper importante, porque da dos plazas país para el Panamericano de Lima 2019. Los dos primeros países de la tabla general, clasifican. La gente que viene es muy parecida a la de Mar del Plata, vienen de afuera, con un poquito más de nivel. Va a estar bastante intenso y bastante peleado, es un campeonato a morir. Me siento súper preparado, mejor físicamente, ya he nadado bastante, como expectativa principal es ganar el cupo panamericano, sin importar el lugar.

Después de este campeonato, ¿qué viene en tu calendario?

Nos vamos a ir al Torneo Princesa Sofía, en Palma de Mallorca, España, para poder medirnos con los mejores del mundo. Primera vez que vamos, así que vamos con ganas de aprender e intentar hacerlo lo mejor posible. Después vamos a hacer muchos campeonatos regionales, en Argentina y Perú. Y en octubre vamos al Mundial, que da el 40 por ciento de las plazas para Tokio 2020, así que también nos estamos preparando de manera muy intensa para eso.

Tomaste la decisión de postergar tus estudios universitarios para dedicarte cien por ciento al deporte, ¿no es así?

Terminé el colegio el año pasado, tengo 18 años. Postergué mis estudios universitarios por este año, fue una decisión dura: salirse del protocolo, de ‘lo normal’, de lo cotidiano, pero al ser un sacrificio tan grande va a tener su recompensa. Siento que el momento de rendir es ahora, cuando uno es joven. Es duro, uno deja de lado la familia, los amigos, las fiestas, todo eso, pero a mí me gusta lo que hago, amo el deporte, así que la recompensa va a ser aún más grande. De todos modos, tengo pensado estudiar, sólo lo postergamos. Aunque no tengo muy claro qué. Pero ahora siento que tengo que rendir, que tengo que entrenar, porque después se me va a hacer tarde.